Menú Principal
19 de Agosto de 2016

HE HAKA RARAMA I TE AŊA

PRESENTACIÓN


Enmarcada en el convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el mecanismo de consulta indígena es un claro ejemplo de participación ciudadana que facilita el diálogo entre los pueblos indígenas y el Estado.

Tras su entrada en vigencia el 6 de septiembre de 1991, hasta la fecha el convenio ha sido suscrito por 20 países siendo ratificado por Chile en septiembre de 2008, estableciendo así la obligatoriedad del Estado Chileno de «consultar las medidas legislativas y administrativas susceptibles de afectar directamente a los pueblos originarios».

Junto a lo anterior, el Convenio 169 regula materias relacionadas con «la costumbre y derecho consuetudinario de los pueblos originarios, establece ciertos principios acerca del uso y transferencia de las tierras indígenas y recursos naturales, junto con su traslado o relocalización. Finalmente se refiere a la conservación de su cultura y las medidas que permitan garantizar una educación en todos los niveles , entre otras materias.

Es así como en su artículo 6, el Convenio 169 de la OIT señala: “Los gobiernos deberán        a) consultar a los pueblos interesados, mediante procedimientos apropiados y en particular a través de sus instituciones representativas, cada vez que se prevean medidas legislativas o administrativas susceptibles de afectarles directamente” (Convenio 169 OIT)

Con esto, la Consulta Indígena  se transforma en un proceso significativo de participación ciudadana ya que considera como fundamental la opinión y alcances que las comunidades indígenas puedan hacer respecto de medidas legislativas y administrativas que se implementarán en sus territorios unas vez que se hayan cumplido todos los trámites correspondientes, fortaleciendo la democracia por medio de procesos participativos, acortando así las brechas que puedan existir y generando un solo país, una sola nación que crece en igualdad de derechos.

 

Es importante agregar, que las comunidades y asociaciones que pueden participar de una consulta indígena en Chile, son aquellas constituidas en el marco de la ley N° 19.253 que “Establece normas sobre protección, fomento y desarrollo de los indígenas, y crea la Corporación Nacional de Desarrollo Indígena” y que señala en su articulo N°1 que: “El Estado reconoce como principales etnias indígenas de Chile a la Mapuche, Aimara, Rapa Nui o Pascuenses, la de las comunidades Atacameñas, Quechuas, Collas y Diaguita del norte del país, las comunidades Kawashkar
o Alacalufe y Yámana o Yagán de los canales australes”;  por lo que pueden participar también de la Consulta las organizaciones tradicionales de los mencionados pueblos, generando así una amplia visión que respeta las tradiciones y genera espacios de participación cuyo fin es lograr acuerdos que vayan en favor del desarrollo y progreso además de la protección de las culturas que forman nuestro país.